CHAPUZAS Y MEDIOCRIDAD

Chapuza – 2. Trabajo hecho mal y sin esmero.

Mediocridad – Calidad de mediocre

Mediocre -2 adj De poco mérito, tirando a malo

 

No es lo mismo cuando hablamos de chapuzas fácilmente solventables de las que se producen en nuestro entorno a cuando se trata de decisiones que dejan víctimas y quien actúa de tal forma son los poderes públicos en manos de mediocres corruptos.

En el PP no consideran grave ni motivo de dimisión que el presidente del reino tenga que declarar, aunque sea como testigo, en un caso de corrupción como la Gürtel. Decían que era un caso contra su partido no de su partido. Lo cierto es que para no ser propio no se entiende entonces la destrucción y desaparición de pruebas. Tampoco que la fecha para testificar sea a finales de julio esperando poca audiencia. Sobrarían también las estrategias de los populares desde modificar la altura del banquillo donde se sentará Rajoy a la batería de anuncios y propaganda que nos espera desde los medios para tapar lo que si no lo es para ellos si lo es para muchos y muchas de nosotras una vergüenza más.

Desde que murió el dictador plácidamente y sin ser juzgado, desde que se “democratizó” el sistema vamos arrastrando chapuza tras chapuza.

Se ha dejado en la más absoluta indefensión a muchas personas, ciudadanos por cuyos derechos no han velado las autoridades competentes. Las víctimas de la talidomina en España no se han visto indemnizadas como en otros países, es terrible que ni siquiera la justicia europea les haya amparado por haber prescrito el delito aunque sus malformaciones no vayan a desaparecer nunca.

No parece haber intención de usar los medios del Estado para que mujeres a las que les robaron sus hijos tanto durante la dictadura como en la democracia les encuentren.

Rajoy se enorgullece de destinar cero euros a la Ley de Memoria Histórica. Piden apoyo e insultan a los demás cuando quieren desviar la atención de lo importante con alguna víctima de ETA (si es del PP sino tampoco), se muestran como individuos deshumanizados frente a las víctimas de una dictadura, restan importancia a que aún queden fosas con restos de personas ¡que no murieron en una guerra!, que fueron violadas, torturadas y asesinadas por un régimen fascista cuando ya no había guerra, sino venganza, ese mismo afán de venganza que demuestran cuando alguien, que no sea de los suyos, sale de la cárcel porque ya ha cumplido su condena.

Este gobierno que critica al de Venezuela no lo hace con las dictaduras de Arabia Saudí ni Marruecos. Tampoco dice nada sobre lo que está ocurriendo en Yemen. Se condena según quién sea el autor de los actos reprobables y a los socios políticos se les permite cometer cualquier barbarie.

Los medios nos ofrecen noticias sobre ataques de palestinos pero esconden la vulneración de Derechos Humanos y los asesinatos israelíes contra el pueblo palestino diarios. También se mata dejando a enfermos sin asistencia médica, cortando el suministro de agua, luz y electricidad, pero esto no ocupa titulares ni hay declaraciones institucionales.

Hipocresía, manipulación, mediocridad, cloacas y chapuzas.

Comencé mi reflexión antes de que el individuo Rajoy declarara, no como un testigo más, sino con privilegios. Si ha mentido debería ser juzgado y condenado, si no ha mentido debería dimitir por incompetente. Cualquier escolar de primaria exhibe argumentos  más coherentes que el presidente del reino. El ejecutivo ha desacreditado en las dos últimas legislaturas a la Justicia y el bochornoso espectáculo que nos ha ofrecido el presidente ahonda aún más en el descrédito y la sensación de indefensión cuando no eres “uno de ellos”. Dinamitan los pilares del “estado de derecho”.

En pleno periodo estival se olvidará lo sucedido. Nos ofrecen los datos de empleo como un logro del gobierno para desviar la atención de la “tumoración” social que es la corrupción y la mediocridad de estos “líderes”. Datos que no reflejan la realidad, que omiten la precariedad y la temporalidad, que camuflan cómo han convertido a gran parte de la clase trabajadora en ciudadanos pobres.

Mientras haya unos millones de votantes que sigan depositando en las urnas su confianza en quienes ahora nos gobiernan seguiremos cayendo en un abismo el de la injusticia social y la desigualdad.

Acabamos el mes de julio con otra chapuza monumental ni Rajoy dimitirá, ni se ilegalizará el PP, ni ningún delincuente político o empresarial devolverá lo que nos ha robado, ni les pasará factura que ministros tomen medidas anticonstitucionales, ni que otros deslegitimen la Justicia, ni que se esté desmantelando la Sanidad, la Educación, los Servicios Sociales…

“Usted tiene un ejército de mediocridades seguido por una multitud de tontos. Como los mediocres y tontos siempre son la inmensa mayoría, es imposible que se elija un gobierno inteligente” Guy de Maupassant (1850-1893)

Del siglo XIX al XXI no ha cambiado nada

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s