EN EL TÚNEL DEL TIEMPO

Mientras nos entretienen en medios y desde la política con temas escandalosos y bulos, mientras los que más han de callar están exigiendo coherencia, honestidad y responsabilidad política a otros obviando sus corruptelas, la colección de corruptos en sus filas actuales y en el pasado, los “casos aislados” que se van sumando; mientras “periodistas” inventan escándalos y publican noticas falsas, por las que en algunos casos han tenido que indemnizar al o los calumniados. Mientras hacen que enfoquemos todo esto nos vamos introduciendo en un túnel del tiempo al menos en cuanto a derechos, libertades y logros sociales.

Cualquier sociedad debería tener entre sus objetivos que las siguientes generaciones prosperen, “que los hijos vivan mejor que sus padres”, tengan mejor calidad de vida, mejor educación, mejores empleos y salarios, mejores servicios asistenciales, sanitarios, de infraestructuras…

Pues bien parece que hemos entrado en un “túnel del tiempo” y en lugar de avanzar y conseguir se retrocede y se pierde. Con respecto al siglo pasado las condiciones laborales han empeorado se han perdido derechos que costaron décadas conseguir en unos cuantos años, trabajadores que son despedidos los viernes para no cotizar por ellos el fin de semana, contratos con duraciones de horas, días…, jornadas parciales no deseadas, salarios que empobrecen y que impiden subsistir. Desmantelamiento de servicios públicos básicos como la educación y la sanidad. Nunca imaginé que en la comunidad de Madrid fuese a haber listas de espera ya no solo hospitalaria sino en atención primaria. Dinero público que acaba en empresas privadas que están enriqueciéndose a base de lo que aportamos supuestamente para el “estado del bienestar” y que contribuyen al desmantelamiento de lo que con el esfuerzo de la sociedad, nuestro esfuerzo, ha costado mucho tiempo edificar.

Hablamos de temas poco importantes pero no se menciona las indignantes y vergonzantes cifras de pobreza. Leía en prensa que igual que ha habido miles de personas enfermas que no han podido adquirir los medicamentos que necesitaban hay quienes no pueden someterse a tratamientos como la quimioterapia porque las carencias nutricionales que sufren impiden que se les pueda administrar. Vergonzoso.

¿Habéis leído alguna noticia sobre las “residencias” de ancianos de la comunidad de Madrid? Pone los vellos de punta lo que denuncian familiares de los usuarios. Falta de personal y de medios, desatención. ¿Os habéis preguntado alguna vez cuántas personas mayores o con discapacidad están sin recibir cuidados en sus domicilios y en algunos casos fallecen en la soledad sin que nadie se entere hasta que pasan días, semanas, meses? Vergonzoso.

Hemos vuelto al machismo extremo impuesto dogmáticamente por la iglesia y la dictadura, valores que ya deberían haber sido superados. Intolerable el número de violaciones, acosos sexuales, abusos sexuales, asesinatos contra mujeres y menores. ¿Es una solución la educación que reciben las nuevas generaciones? Colegios regentados por la iglesia, financiados con dinero público donde se separa a escolares por sexo, donde las actividades extraescolares como ocurrió en un centro de Alcorcón son visitar el Bernabéu los chicos y actividades de costura para las chicas. Donde se retoman los valores falangistas de la “buena esposa” sumisa y sometida al hombre, a su servicio, como una adquisición más. ¿No tendrá que ver la eliminación de asignaturas donde se hable de sexualidad, de igualdad, y que evite que los menores y jóvenes obtengan la información de la industria del porno? El machismo es una lacra social y no se acaba con ello solo con penas más duras, es fundamental educar desde el hogar, los centros escolares y la sociedad. Vergonzoso.

No sé a dónde vamos. Está en auge y calando el discurso del racismo, la xenofobia, la homofobia. Se normaliza la desigualdad, la exclusión, la injusticia generalizada.

¿Qué futuro estamos construyendo? ¿Qué legado vamos a dejar a quienes nos sucedan?

Salgamos de este “túnel” al que nos dirigen entre unos y otros. Digamos NO al nuevo auge de la extrema derecha. No volvamos al pasado, aprendamos para evitar repetir la Historia. Exijamos a políticos y representantes públicos. Defendamos nuestra dignidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s