POPULISMO DE DERECHAS: EXTREMA DERECHA

El PP llevó una proposición no de ley al Congreso para censurar en internet las noticias falsas, contó solo con el apoyo de Ciudadanos por lo que no prosperó. Su nuevo líder escupe datos falsos con el único fin de sembrar el odio en la sociedad alentando el racismo y la xenofobia. Desde el PP no han dejado ni dejan de difundir bulos y mentiras. Su negacionismo del genocidio franquista, su omisión de la palabra dictadura para referirse a cuarenta años de régimen totalitario, donde se robaba, torturaba y asesinaba por razones ideológicas,  laicismo, o simplemente por ser pobre y tener algo material que interesara a algún poderoso, alienta a las hordas de fascistas que públicamente exhiben banderas anticonstitucionales o símbolos nazis, y que en muchos casos impunemente, atentan contra personas o sedes de partidos y organizaciones sociales, con la excusa del argumentario de la mentira, esa que querían erradicar.

Nunca entenderé la facilidad con la que los valores de la extrema derecha en muchos casos ultracatólica calan en la sociedad. ¿Por qué es tan fácil odiar y tan difícil empatizar? ¿Por qué es tan fácil echar la culpa de todos los males a los de fuera que acaban de llegar y tan difícil reflexionar y ver que la culpa de nuestros problemas la tienen quienes gobiernan, esos que dictan las leyes, que deciden en qué gastar el presupuesto, a qué colectivos excluir, que recortan libertades y vulneran derechos?

En Europa está calando el discurso antiinmigración. No estaría de más dedicar unos minutos a intentar entender por qué hay personas que se juegan la vida atravesando un continente para buscar un futuro mejor o huir de guerras, esclavitud impuesta por multinacionales, torturas, persecuciones y asesinatos por cuestiones de género, religión, condición sexual…. La mayoría de las desgracias que se instauran en muchos países africanos es fruto de las políticas de nuestros gobiernos y sus socios o de macroempresas que aprovechan la desprotección social y la corrupción de regímenes totalitarios y despiadados a los que la mayoría de las veces han aupado entre unos y otros al poder. Debería causarnos cuanto menos vergüenza e indignación que el mar Mediterráneo se haya convertido en un cementerio, los datos son alarmantes, y no por ello se invierte en salvar vidas, lo que se hace es perseguir a quienes rescatan náufragos. ¿Cuántos cadáveres esconden desiertos y caminos por los que huyen los migrantes? Las cifras solo son números y tras cada número hay una persona, una historia, un sueño que desapareció entre las aguas o la arena.

Los individuos Casado y Rivera parece que están en una competición a ver quién es más radical y populista, quién rebaña más votos con el discurso del odio y la confrontación. Y parece irles bien lo cual es preocupante porque nos indica que hay un sector de la sociedad que absorbe su discurso.

La precariedad laboral no es culpa de la inmigración sino de la reforma del PP que parece que de momento es imposible derogar, demasiados partidos de derecha al servicio del capital en el Congreso. La falta de medios, las listas de espera en la sanidad no es culpa de la inmigración sino de los recortes de los gobiernos del PP y del desvío de fondos públicos a centros privados. La emigración de jóvenes altamente cualificados no es culpa de la inmigración sino de la falta de interés de los gobiernos conservadores que además de recortar en investigación y tecnología ni siquiera han ejecutado lo que tenían previsto en los presupuestos.

Estamos ante dos conflictos laborales  el de Ryanair y los VTC que no podemos desligar del discurso económico del PP y C´s y tienen mucho que ver con los acuerdos comerciales alabados sobre todo por la derecha nacional y europea TTIP, CETA, Tisa. En ambos casos los impuestos los pagan fuera de España, con lo cual no contribuyen al mantenimiento de los servicios públicos ni a la riqueza del pais. En un caso se ciñen a la legislación laboral irlandesa aunque sus trabajadores desarrollen su actividad en España para precarizar aún más sus condiciones, sin derecho a jubilación pues no cotizan a la seguridad social del reino, sin derecho a prestaciones por desempleo, sin derecho a sanidad aquí (salvo que la modificación del actual ejecutivo les otorgue ese derecho) ni tampoco en Irlanda. En el otro caso hablamos de ¿falsos autónomos? Sin duda otro retroceso laboral ya que deja desprotegido al trabajador y solo gana la empresa. Además de la competencia desleal con el sector del taxi que sí paga impuestos en España y la inversión en la licencia es una hipoteca durante años para muchas familias que dependen de ello.

Todo esto son consecuencias del neoliberalismo o liberalismo del que alardean el sr Casado y el sr Rivera, pero seguirán diciendo que la culpa es de otros porque tienen la mentira como pendón y mientras defienden las banderas de balcones se olvidan de la realidad social que han provocado sus políticas ejecutadas por unos apoyadas por los otros.

No son centro derecha son extrema derecha loadores del capitalismo más radical y utilizan el discurso populista usado por el fascismo el siglo pasado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s